Las moléculas de la felicidad

La neurociencia describe el cerebro como una triada de componentes  eléctricos (ondas cerebrales e impulsos neuronales), arquitectónicos (estructuras cerebrales) y químicos () componentes que trabajan en conjunto para, ante un estímulo, crear una respuesta y un estado de ánimo o sentimiento asociado. En esta infografía nos centraremos sólo en los elementos químicos que contribuyen a hacernos sentir mejor.

Nuestro cuerpo está diseñado para una interacción cerebro-ambiente que asegura que todo lo necesario para nuestra supervivencia nos haga sentir bien. Como todos los animales, buscamos el placer y evitamos el dolor. Para ello, nuestro cerebro dispone de 5 neurotransmisores que nos hacen generar sensaciones vinculadas a la : endorfinas, dopamina, oxitocina, serotonina y GABA.

La lista se completa con una molécula que nos aporta bienestar a través de la energía: la adrenalina. Técnicamente conocida como epinefrina, juega un papel importante en el mecanismo de lucha o huida, por lo que la liberación de epinefrina es estimulante y crea un aumento de energía.

Una oleada de adrenalina te hace sentir muy vivo. Puede ser un antídoto para el aburrimiento, malestar y estancamiento. Tomar riesgos, y hacer cosas que obligan a salir  fuera de su zona de confort es clave para maximizar tu potencial humano. Sin embargo, a veces solemos actuar imprudentemente para conseguir un subidón de adrenalina. En ese caso, es conveniente tratar de equilibrar el impulso potencialmente dañino de búsqueda de la novedad, centrándose en los comportamientos que te hacen sentir bien por la liberación de otros neurotransmisores en esta lista.

Moléculas de la felicidad

 

Entradas relacionadas

7 comentarios

  1. Pingback: Las moléculas de la felicidad | Reflexiones del Buen Vivir

  2. victoria Maria Rodrigues

    Entoy interesada en asistir vuestros cursos, si algun dia lo imparten en Tenerife, islas canarias. Saludos

  3. Mario Riveros Tabares

    Muy interesante. Gracias por compartir!

  4. Excelente, justo estaba curiosiando sobre estos aspectos. Me gustaría saber los alimentos naturales que propicien tales funciones. Si es que existen. Muchas gracias.

    • Gracias por el interés, Pablo. Tomo nota para preparar en el futuro un post sobre el tema que planteas
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *